Los PILOEDRES se componen de una pieza de hormigón manejable manualmente (peso menor de 30 kg), atravesada por barras de acero clavadas en el terreno mediante un martillo manual eléctrico. La conexión con las estructuras a soportar se resuelve con una pieza roscada.

Gracias a su diseño, el embalaje de las piezas que forman el PILOEDRE garantizan unos costes y posibilidad de transporte más competitivas.